¿Te atreverías a entrar a un tanque de privación sensorial?

2 horas en conjunto obscuridad, flotando en agua salada, en una habitación solo con una piscina personal y tus pensamientos. O sea lo que le da el tanque de privación sensorial (por su nombre en inglés).

El reservorio de privación sensorial fue creado por el psiquiatra y neurocientífico John Lilly en 1954. Durante sus estudios, buscó conocer cómo la percepción reducida de la luz, el sonido y la gravedad podría afectar el comportamiento.

La sensación única de los reservorios promueve la relajación y asiste para calmar los pensamientos, la ansiedad y el estrés.

A lo largo de 10 años ha estudiado los beneficios de la privación sensorial dominada y obtuvo increíbles desenlaces en pacientes que padecen estrés, ansiedad y depresión. Buscando masificar los poderes del tanque, decidió intentar trabajarlo con drogas medias.

El médico inició esta clase de experimentos utilizando LSD como agente, una sustancia psicodélica que altera la percepción de la verdad (en ese momento era legal en USA), pero poco después lo dejó. usarlo como ayuda dado que los resultados del tanque fueron suficientes. positivo sin agentes externos.

¿cuáles son las virtudes?

El embalse da un ámbito relajado y particular, con agua caliente y altos escenarios de sal (para que el cuerpo flote), luces de neón o bien oscuridad total, ofertando al visitante una experiencia única.

Según testimonios de clientes, explican que al comienzo el proceso de ajuste es un poco incómodo, pero después de unas horas el cuerpo se relaja completamente y la mente se enfoca en el silencio y la tranquilidad.

Si bien inicialmente se usó para tratar enfermedades psiquiátricas, el reservorio de privación sensorial busca la relajación total del cuerpo y es adecuado para todo tipo de personas.

Para las personas con depresión, ansiedad o estrés, es conveniente ayudar cuando menos dos veces por mes.

Su aparición en el cine

La práctica se hizo popular en los USA en la década de 1980 e inclusive apareció en una película llamada «Estados alterados» o «Un viaje increíble en el fondo de la cabeza», una historia de ciencia ficción apuntada por Ken Russel y fundamentada en en una novela de Paddy Chayefsky.

Los reservorios de privación sensorial se han convertido en un boom en las redes sociales, con cientos de YouTubers, influencers conocidos y revistas indispensables dedicadas a evaluar los resultados positivos de las aguas y Explique lo que se siente estar sumergido en el tanque.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad