Séneca, el prestigioso político que prefirió morir

Lucio Anneo Seneca, llamado Séneca el Joven fue un filósofo, político, orador y escritor romano conocido por sus proyectos moralistas. Hijo del orador Marco Anneo Séneca, fue cuestor, pretor y senador del Imperio De roma bajo los gobiernos de Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, aparte de ministro, preceptor y consejero del emperador Nerón.

Séneca se destacó como pensador y también intelectual, aparte de político. Orador consumado, fue al unísono una figura predominante en la política romana a lo largo de la era imperial y entre los senadores más admirados, influyentes y respetados, y el centro de múltiples enemistades y benefactores, debido a este extraordinario prestigio.

De inclinaciones moralistas, Séneca pasó a la historia como el máximo representante del estoicismo de roma, en una época tan turbulenta, amoral y poco ética como fue la completa caída de la etapa imperial en la que vivió, el estoicismo y el moralismo que al final lo impulsaron. para terminar con su vida.

En el 65 fue acusado de estar implicado en el conocido complot de Plison contra Nero. Si bien no hay pruebas firmes en contra suya, la conspiración de Pisón sirvió de motivo para que Nerón purgara de la sociedad romana a varios patricios y caballeros a los que consideraba subversivos o bien peligrosos, y entre ellos estaba el propio Séneca. inclusive. De este modo, Séneca fue, junto con muchos otros, condenado a muerte, víctima del complot fallido.

En el momento en que Séneca recibió la carta, pensó serenamente en la situación y pidió permiso para redactar su testamento, que fue rechazado, ya que la ley romana disponía en estos casos que todos y cada uno de los recursos del conspirador pasarían al patrimonio imperial.

A sabiendas de que Nero actuaría cruelmente con , decidió abrir sus venas exactamente en el mismo sitio, cortándole brazos y piernas.

Séneca, al notar que su muerte no había llegado, le pidió a su médico Eustacio Anneo que le proporcionara veneno heleno (cicuta), que bebió sin ningún efecto. Al final solicitó que lo llevaran a un baño caliente, donde el vapor al final lo ahogó, víctima de su asma.

Al suicidio de Séneca también le siguió el de sus 2 hermanos y el de su sobrino Lucano, a sabiendas de que próximamente la crueldad de Nerón también recaería sobre ellos. El cuerpo de Séneca fue incinerado sin liturgias. Esto era lo que había prescrito en su testamento en el momento en que, en sus días de riqueza y poder, pensó en sus últimos momentos.

Inconvenientes naturales
Edipo
Los fenicios
De la serenidad del alma
De piedad
Hércules furioso

«La prueba de la virtud es desagradar al impío».

«Lo que salió mal es muy apreciado».

«Sopesa las opiniones, no las cuentes».

«La fuerza de intención es lo que da valor a las pequeñas cosas».

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad