Renta 2014, me sale la declaración a abonar y no tengo dinero, ¿Qué configuraciones tengo?

Ya estamos en la mitad de la campaña de recaudación de 2014, y varios impositores ahora vieron que sus declaraciones de impuestos son imputables, pero desgraciadamente no tienen dinero para cubrir este gasto extraordinario.

Pero no te preocupes, hay distintas formas de abonar, aplazar o bien fraccionar el pago de lo que la propia Agencia Tributaria pone a disposición de todos y cada uno de los impositores.

¿Qué soluciones da Hacienda a la imposibilidad de pago?

La Agencia Tributaria ofrece 2 opciones de pago diferido de la deuda tributaria:

  1. Divida el pago en 2 cuotas: Siempre se ha considerado y no les cuesta nada a los impositores. El pago se realiza en 2 cuotas:
    • 60% a la entrega del estado de cuenta (hasta finales de junio)
    • 40% el día 5 de noviembre.
  2. Postergamiento de pago: Tiene un interés agregada del 5%. El número de plazos de moratoria va a depender de cada caso, en función del importe de la deuda y en función de la justificación de la situación personal, su petición va a deber efectuarse ante las autoridades fiscales:
    • En tu cibersitio, requiriendo DNI o NIF electrónico y número de referencia
    • O bien en las áreas de trabajo de la administración tributaria

Siempre hay que utilizar la primera de las opciones, pues cuanto más tiempo se demore en abonar la tesorería más dinero vamos a tener, además de esto, si los pagos son domiciliados, no debes inquietarte de si te olvidas o bien no, la Hacienda facturará su cuenta el último día del período.

Utilizando la segunda opción, solo cuando estamos en dificultades, tenemos en cuenta además de esto que la tasa de interés no es altísima teniendo en cuenta los gastos de los préstamos personales que son del orden del 10%.

¿Hay más alternativas?

  • Anticipo en nómina: La mejor opción es pedir un anticipo a tu compañía de nómina (si tienes trabajo). Comunmente, la mayor parte de las compañías proporcionan estas instalaciones a sus trabajadores y, en la mayoría de los casos, no les cuesta nada.
  • Préstamo de día de pago: Si la compañía no se beneficia de esta virtud, el banco donde tienes la nómina domiciliada puede adelantar esta nómina, sí, por norma general cobra intereses por dicho adelanto. Deberíamos ver si los términos de este préstamo son mejores o no de lo que hay que abonar a Hacienda por el aplazamiento de la deuda.
  • La última opción sería pedir un préstamo personal o créditos veloces (si lo conceden), mas no lo sugiero, seguramente son más costosos que pedir un postergamiento a la Agencia Tributaria.

¿Qué son los préstamos sobre la renta?

No es un préstamo para saldar la deuda tributaria, pero es un préstamo que los bancos otorgan si sale su declaración. Lo que hacen los bancos es adelantar el dinero que te debe la tesorería, no se emplea para financiar el pago de la deuda tributaria.

Artículos afines:

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad