Procedimiento o providencia de apremio. Embargo de bienes

Tener deudas tributarias o administrativas, puede suponer recibir en cualquier momento una notificación por carta del comienzo del trámite de apremio y el embargo de los recursos.

Señalamos de qué manera paralizar esta providencia de apremio y eludir el embargo, o los pasos que seguirá la Administración para cobrar la deuda pendiente.

La recaudación de las deudas tributarias va a poder liquidarse de dos formas:

  1. En periodo voluntario, a través de el pago o cumplimiento de la obligación tributaria en los plazos requeridos.
  2. En periodo ejecutivo, mediante el pago o cumplimiento espontáneo del obligado tributario o sino, a través del procedimiento administrativo de apremio.

¿En caso de no abonar en el plazo voluntario, cuándo comienzaría el periodo ejecutivo de liquidación?

El periodo ejecutivo comienza de manera automática el día después de la finalización del periodo voluntario de pago sin que sea precisa ninguna notificación.

El periodo ejecutivo no se comenzará si se produce alguno de los próximos hechos:

  • Presentación de una solicitud de postergamiento, fraccionamiento o compensación en periodo voluntario.
  • Interposición de un recurso o reclamación en tiempo y forma contra una sanción. De manera general, se interpondrá en el período de un mes contado a partir de la notificación.

¿Qué ocurrirá cuando la Administración inicie el periodo ejecutivo para el pago de la deuda?

En el momento en que empieze el periodo ejecutivo de pago, se generará lo siguiente:

  • La Administración tributaria realizará la recaudación de las deudas por el trámite de apremio sobre el patrimonio del ciudadano o entidad obligado al pago. Para esto le avisará dicha providencia de apremio.
  • Habrá que liquidar también los intereses de demora del periodo ejecutivo, los recargos del periodo ejecutivo y, en su caso, las costas del trámite de apremio (como por servirnos de un ejemplo, la factura pagada al registrador de la propiedad por la inscripción de una anotación precautoria de embargo).

¿Qué es el procedimiento de apremio?

Es el procedimiento a través de el cual la propia administración pública, sin intervención de los tribunales de justicia, se encarga del cobro de las deudas dinerarias, llegando al embargo de cuentas bancarias o recursos del deudor si fuera preciso.

La vía de apremio es un procedimiento de forma exclusiva administrativo y su rivalidad corresponde únicamente a la Administración tributaria.

¿En el caso de tener abiertos varios procedimientos de recaudación de deudas, como procederán?

En caso de que el trámite de apremio concurra con otros métodos de ejecución, no se acumularán.

En caso de coincidir con otros procedimientos de recaudación de deudas o procedimientos de ejecución se establecerán las siguientes reglas de prioridad para el cobro de las deudas:

  • Concurrencia con procedimientos singulares de ejecución: va a ser preferente el embargo más viejo. A estos efectos, lo importante va a ser la fecha de la diligencia de embargo.
  • Concurrencia con métodos concursales o universales de ejecución: el trámite de apremio va a ser preferente siempre y cuando la providencia de apremio se hubiese dictado con anterioridad a la fecha de declaración de certamen.

¿Exactamente en qué casos se podría suspender el trámite de apremio?

Solo se suspendería en los presuntos previstos en la normativa tributaria que indicamos a continuación:

  • Cuando el entusiasmado pruebe que se ha producido en su perjuicio error material, aritmético la determinación de la deuda o que esta se ha extinguido (por ingreso, condonación, compensación o prescripción), fué aplazada o está suspendida.
  • Tercerías. En el momento en que un tercero solicite el levantamiento del embargo por entender que le forma parte el dominio del bien embargado con preferencia a la Hacienda pública. Para esto va a deber plantear una reclamación de tercería ante el órgano competente: esta reclamación sólo suspenderá el trámite cuando se intente una tercería de dominio. En la tercería de mejor derecho el trámite proseguirá hasta la realización de los recursos, consignándose el importe obtenido.
  • En las situaciones previstos en la normativa de los elementos y reclamaciones económico-administrativas y demás previstos en la normativa tributaria (básicamente, artículos 224 y 233 de la LGT).

¿De qué manera y cuándo se inicia el procedimiento de apremio para la liquidación de la deuda?

El procedimiento de apremio se inicia mediante la notificación al obligado tributario de la providencia de apremio donde se identifica la deuda pendiente, se liquidan los recargos del periodo ejecutivo y se le requiere para que realice el pago.

Una vez finalizado el plazo para el pago voluntario, el periodo ejecutivo comienza automáticamente al día siguiente.

Una vez iniciado el periodo ejecutivo, la Administración podrá comenzar el procedimiento de apremio. Para ello deberá avisar la providencia de apremio al obligado al pago de la deuda.

La providencia de apremio tiene la misma fuerza ejecutiva que una sentencia judicial para proceder contra el patrimonio del obligado tributario.

Una vez notificada la providencia de apremio, ¿Qué pasos proseguirán para cobrar la deuda?

Una vez notificada la providencia de apremio se tiene un nuevo plazo de ingreso para el pago de la deuda.

La distingue entre efectuar el pago de la deuda antes de la notificación de la providencia de apremio o después de finalizar el período correcto en la misma será el tener que abonar también:

  • el recargo de apremio ordinario
  • los intereses de demora por la cantidad adeudada
  • y las costas del trámite de apremio.

Una vez pasado el plazo para el pago de la deuda pendiente indicado en la providencia de apremio sin haberse realizado la liquidación de la misma, la Administración tributaria podrá ejercer su poder para el cobro de la deuda pendiente, mediante la ejecución de las garantías y la práctica de embargos.

EJEMPLO: Con fecha 10 de septiembre de 2005, el señor García recibe una liquidación provisional de IRPF por 2.000 euros.
Teóricos:
1. Con fecha 30 de octubre realiza el ingreso de la deuda tributaria. El ingreso se ha producido en periodo ejecutivo sin que se haya notificado la providencia de apremio, con lo que corresponde un recargo del 5% sin intereses de demora.
2. Con fecha 2 de noviembre de 2005 recibe la notificación de la providencia de apremio.
En un caso así va a deber realizar el ingreso de la deuda pendiente hasta el 20 de noviembre de 2005 (en conjunto, 2.200 euros como suma de los 2.000 euros no ingresados en periodo voluntario más el propio recargo del 10%: 200 euros).
3. El obligado no ingresa en el plazo del artículo 62.5 de la LGT. Desde el 21 de noviembre la Administración podrá ejecutar las garantías o embargar sus bienes y derechos; si el señor García desea pagar deberá abonar la deuda pendiente (2.000 euros), el recargo de apremio ordinario (20%: 400 euros), los intereses de demora del periodo ejecutivo y, en su caso, las costas del procedimiento de apremio.

¿Qué motivos podrían alegarse para recurrir la providencia de apremio?

Tan sólo van a ser aceptables los próximos motivos de oposición:

  1. Extinción total de la deuda o prescripción del derecho a exigir el pago.
  2. Solicitud de aplazamiento, fraccionamiento o compensación en periodo voluntario y otras causas de suspensión.
  3. Falta de notificación de la liquidación.
  4. Anulación de la liquidación.
  5. Error u omisión en el contenido de la providencia de apremio que impida la identificación del deudor o la deuda apremiada.

¿Qué es la Ejecución de garantías?

Una vez notificada la providencia de apremio, el obligado tributario va a poder realizar el pago en el plazo correcto en exactamente la misma. Finalizado este plazo, la Administración va a poder proceder contra el patrimonio del moroso.

En caso de que la deuda estuviera garantizada se procederá primeramente a ejecutar la garantía (antes de embargar) a través del procedimiento de apremio.

Existen 2 teóricos en que la Administración podría embargar bienes si bien existan garantías constituidas:

  • cuando la garantía no sea proporcionada a la deuda garantizada
  • o cuando el obligado lo prefiera solicitándolo y señalando los bienes a embargar.

EJEMPLO
La entidad X tiene concedido aplazamiento de pago hasta el 20 de octubre de 2005 de una deuda por importe de 250.000 euros, garantizándose con una hipoteca que grava un inmueble valorado en 100.000 euros. La entidad X no realiza el pago el 20 de octubre ni tras la notificación de la providencia de apremio el 5 de noviembre de 2005.
Notificada la providencia de apremio, el obligado tributario va a deber realizar el ingreso de la deuda apremiada hasta el 20 de noviembre (artículo 62.5 de la LGT), desde el 21 de noviembre de 2005 deberán ejecutarse las garantías constituidas: en un caso así, la hipoteca sobre el inmueble.
No obstante, la garantía tiene un valor muy inferior a la deuda pendiente (no es proporcionada), con lo que la Administración podrá embargar otros bienes y derechos de la entidad X en la parte no cubierta por la garantía.

Embargo de los recursos. ¿Exactamente en qué orden embargarían los recursos?

Existen unos criterios que determinan el orden a continuar en el embargo:

  • Acuerdo con el obligado tributario. A solicitud del obligado tributario se va a poder modificar el orden de embargo siempre y cuando los bienes señalados garanticen el cobro con exactamente la misma efectividad y prontitud y sin perjuicio de terceros.
  • Si no hubiese acuerdo se embargarán los bienes sabiendo la más grande facilidad de su enajenación y la menor onerosidad de ésta para el obligado.
  • En su defecto se proseguirá el próximo orden:
    • Dinero en efectivo o depositado en entidades de crédito.
    • Derechos y valores realizables a corto plazo. Esos que pueden realizarse en plazo no superior a seis meses.
    • Sueldos, sueldos y pensiones.
    • Bienes inmuebles.
    • Intereses, frutos y rentas.
    • Establecimientos mercantiles e industriales.
    • Metales hermosos, piedras finas, joyería, orfebrería y antigüedades.
    • Recursos muebles y semovientes.
    • Derechos y valores realizables a largo plazo (realizables en más de seis meses).

Los bienes y derechos populares se embargarán según el orden previo hasta el momento en que se alardee cubierta la deuda. Sin embargo, existen dos reglas destacables:

  • Se embargarán en último lugar esos recursos y derechos para los que sea necesaria la entrada en el domicilio del obligado tributario, como puedan ser obras de arte depositadas en el domicilio del obligado tributario.
  • No se van a poder embargarán los bienes declarados inembargables por las leyes. Por servirnos de un ejemplo, los derechos consolidados en un fondo de pensiones, los útiles con que se ejercite el oficio, etcétera. Particular relevancia tiene la parte inembargable del sueldo o salario.

¿Cómo y a qué personas relacionadas con el deudor notificarán el embargo?

Las actuaciones de embargo se realizan a través de la notificación de diligencia de embargo. Esta notificación la harán llegar primero a la entidad relacionada con el bien a embargar (por servirnos de un ejemplo, a la sucursal bancaria si se marcha a embargar una cuenta de crédito) y más tarde al obligado tributario, así como a otros terceros, cotitulares o al cónyuge si son bienes gananciales.

Una vez notificada la diligencia de embargo, se puede recurrir o reclamar sobre , pero solo mencionando a alguno de los siguientes motivos:

  1. Extinción de la deuda o prescripción del derecho a exigir el pago.
  2. Falta de notificación de la providencia de apremio.
  3. Incumplimiento de las reglas del embargo contenidas en la LGT.
  4. Suspensión del procedimiento de recaudación.

¿Cuándo finalizaría el trámite de apremio?

El procedimiento de apremio terminaría:

  • Con el pago de la cantidad adecuada: que será la suma de la deuda no ingresada, recargos, intereses y costas. En la situacion de abonar solo parte de la deuda tributaria el trámite de apremio, seguirá adelante por la cantidad aún pendiente.
  • O acabaría en la situacion de declararse la deuda total o parcialmente incobrable, una vez que se declaran fallidos todos y cada uno de los obligados al pago dado a que la Administración ignore la existencia de recursos o derechos embargables o realizables para el cobro de la deuda.

Si no se dispone de bienes ni dinero a embargar, ¿qué ocurriría?

En caso de que la deuda se declare incobrable no se descarta la deuda tributaria.

Solo se extinguirá la deuda en caso de que prescribiera el derecho a reclamar el pago, salvo que de antemano se reanude nuevamente el procedimiento por tener conocimiento de la vida de nuevos recursos o proporciones dinerarias.

Si los recursos populares solo alcanzaran a contemplar una una parte de la deuda se considerará fallido parcial, quedando el resto pendiente hasta que prescriba o se dispongan de nuevos recursos.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad