¿Por qué razón las luciérnagas tienen luz?

Las luciérnagas son conocidas por la luz incomparable que aparece en la parte de adelante de su cuerpo. Gracias al espectáculo de luces que representa, ver una manada de estas entrometidas criaturas volando por el cielo nocturno es uno de los eventos más cautivadores de la naturaleza. Por otro lado, ¿En algún momento te has preguntado por qué razón las luciérnagas tienen luz? Descúbrelo aquí.

Si bien el público generalmente adora ver bailar a las luciérnagas por la noche, pocos saben de qué manera explicar cómo estas entrometidas criaturas de luz son capaces de irradiar su brillo único. Para empezar a esclarecer este misterio, resulta conveniente comprender que las luciérnagas son de todos modos escarabajos nocturnos, correspondientes a la familia de las lampreas.

Hay más de dos mil especies de luciérnagas en el mundo. De estos, la mayor parte tiene un par de alas pequeñas y un abdomen alargado. Es en esta una parte del cuerpo de las luciérnagas donde se genera la reacción química responsable de su bioluminiscencia.

Dentro de su abdomen, las luciérnagas tienen una serie de órganos de luz, que se activan al recibir el oxígeno absorbido por la respiración. La reacción que produce luz (y un nivel bajo de calor) sucede cuando el oxígeno se mezcla con las células con una substancia interna del insecto llamada luciferina.

Las luciérnagas son criaturas dadas para habitar humedales en Asia y América, fundamentalmente en lagunas y praderas (aunque asimismo se pueden ver en el entorno urbano). Por tanto, la humedad y la pasión parecen ser los causantes que determinan la luz de estos fantásticos insectos, dado que las luciérnagas usan los patrones que crean con su brillo para atraer a probables parejas.

Mas no todo es amor. Las luciérnagas también pueden emplear su luz para deshacerse de otros insectos que buscan atacarlas, utilizando el brillo repentino en su parte inferior del abdomen para confundir al atacante y escapar.

De hecho, parece que en la naturaleza la bioluminiscencia tiene comúnmente el carácter dual de una utilidad de seducción y ataque. Basta ver el caso del pez linterna, que seduce y engaña a sus presas en mar adentro, haciéndoles pensar que la punta de su antena es un pez pequeño y brillante, que no representa ningún riesgo.

Ahora sabes por qué razón las luciérnagas tienen luz.

: National Geographic / Naukas / Imagen de portada: Shutterstock

27 de diciembre de 2018 – Actualizado: 14 de diciembre de 2020

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad