¿Por qué debemos integrar rábanos en nuestra dieta?

Por Erika De Paz |

Quizás no comas rábano. Quizás detestas ese sabor fuerte, amargo y sutilmente amargo de esta raíz. Precisamente, esta verdura no atrae a mucha gente; por lo tanto, la mayor parte impide incluirlo en su dieta día tras día. No obstante, si bien no posee tantos seguidores, esta verdura es muy beneficiosa para nuestro organismo por varios motivos.

El rábano se ha utilizado desde la antigüedad. A lo largo de años, este alimento medicinal se ha usado para curar inconvenientes hepáticos. Se cree que es de China, pero su procedencia aún no está clara. Esta hortaliza puede ser redonda o bien alargada, y si bien su interior es blanco en sus variedades, el tono de su piel cambia según el tipo. En este sentido, no solo tenemos la posibilidad de conseguir rábanos colorados, sino más bien también morados, blancos y negros.

Los glucosinolatos son uno de los elementos más espectaculares de este alimento (tan despreciado por muchos). Estas sustancias sulfurosas se encuentran en la mayor parte de plantas de las familias de las crucíferas y son las encargadas de ofrecer a estas verduras ese sabor característico que ciertos odian. De hecho, su olor sirve como mecanismo de defensa para ahuyentar a los insectos de estas plantas.

Los estudios científicos demostraron que los glucosinolatos asimismo juegan un papel importante en la prevención del cáncer. Y son muy beneficiosos para nuestro hígado y vesícula biliar, de este modo como para la limpieza del intestino. Sin embargo, la gente con inconvenientes de tiroides deben evitar comer rábanos, debido a que los glucosinolatos pueden entorpecer con la síntesis de hormonas tiroideas o inhibir la recaptación de yodo.

Esta verdura también es una fuente considerable de vitamina C; un poderoso antioxidante que hace más fuerte nuestro sistema inmunológico y evita el rápido declive de la edad. Además, es abundante en ácido fólico, por lo que su consumo es ideal para mujeres embarazadas. Pero en los rábanos no solo podemos encontrar vitaminas, sino varios minerales necesarios para nuestro bienestar como el potasio, fósforo, calcio, hierro y magnesio.

Este alimento también es bajo en calorías y prominente en agua; de ahí que es bueno incluirlo en las dietas para bajar de peso. Al ser diurético, nos asiste a evitar la capacitación de cálculos renales y combate los inconvenientes de retención de agua. Asimismo es excelente para asegurar la salud de nuestro sistema digestivo, dado que su consumo incrementa la producción de jugo de bilis, lo que nos asiste a digerir mejor los comestibles.

También, el rábano es rico en fibra, por lo que su consumo habitual contribuye a regular el tránsito intestinal y a combatir el estreñimiento. Ciertos aseguran que asimismo desintoxica el organismo y que sus características asépticas son más que milagrosas: es eficaz en el régimen de inconvenientes de tos, asma y bronquitis.

Inclusive es paradójico que permanezca un dicho habitual que injuria esta raíz llena de provecho. Si comenzamos a incluirlo en nuestras comidas, y le damos la consideración que se merece, tenemos la posibilidad de cosechar todos sus beneficios. No olvides comerla cruda para aprovechar todas sus propiedades: añade un toque crocante a tus ensaladas con unas finas rodajas de esta verdura. Una vez que te habitúes a su gusto, no vas a dejar de comerlo.

Por: Erika De Paz / IG @ERIKADPS | Foto: Rábano / Shutterstock

13 de septiembre de 2016 – Actualizado: 22 de diciembre de 2016


Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad