Nelson Mandela en 12 grandes oraciones

Nelson Mandela fue el primer presidente negro en liderar el poder ejecutivo, y asimismo el primero en ser elegido por sufragio universal en su país. Su gobierno está puesto en compromiso a desmantelar la estructura social y política heredada del apartheid combatiendo el racismo institucionalizado, la pobreza y las desigualdades sociales y fomentando la reconciliación social.

El 27 de abril de 1994, Mandela ganó las elecciones sudafricanas después de pasar 27 años en prisión por estar contra el aparte (política de separación de razas).

Mandela nació en Sudáfrica el 18 de julio de 1918 y murió el 5 de diciembre de 2013. Lo recordamos con sus mejores oraciones:

• «En el momento en que el agua empezó a hervir, no es requisito apagar el fuego».

• “Tras escalar una montaña altísima, descubrimos que había muchas otras montañas por escalar.

• “A lo largo de mi vida me he dedicado a la lucha del pueblo africano. Luché contra la dominación blanca y luché contra la dominación negra. Promoví el ideal de una sociedad libre y democrática en la que todos puedan vivir en armonía y con igualdad de ocasiones. Es un ideal que espero vivir hasta alcanzarlo. Mas si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir.

• «La Iglesia […] apoyó esta política y dio la base religiosa para el apartheid al sugerir que Afrikaners [o blancos] eran el pueblo elegido de Dios, mientras que los negros eran una clase subordinada a ellos. En la visión del mundo de Afrikaner, el apartheid y la religión caminaban lado a lado ”.

• «Mi ideal más querido es el de una sociedad libre y democrática donde todos tengamos la posibilidad vivir en armonía y en igualdad de ocasiones».

• «El que no tiene miedo no es intrépido sino más bien el que sabe conquistarlo».

• «Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma».

• “¡Viva la libertad! El sol nunca ha iluminado un logro humano más glorioso.

• «La educacion es el gran motor de desarrollo personal. Es mediante la educación que la hija de un campesino puede convertirse en médico, que el hijo de un minero puede convertirse en el jefe de la mina, que el descendiente de unos pocos campesinos puede convertirse en el presidente de una enorme nación. No es lo que se nos ofrece, sino más bien la capacidad de apreciar lo destacado que tenemos lo que distingue a una persona de otra.

• «Una aceptable cabeza y un óptimo corazón son una enorme combinación».

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad