La química: considerablemente más que una simple atracción

Es febrero, el mes m√°s rom√°ntico del a√Īo. La multitud prosigue exponiendo su amor con rosas rojas y chocolates caros. No les interesa en lo m√°s m√≠nimo abandonar los clis√©s. Los corazones siguen siendo el elemento ornamental favorito en estas datas: incluso son exagerados, los observamos por todas partes. Lo m√°s esencial de este ambiente sentimental es poder compartirlo con la persona que queremos. Los solteros pueden preguntarse por qu√© raz√≥n no alcanzan que su ¬ęmedia naranja¬Ľ celebre como el resto de todo el mundo. La respuesta es simple: no hab√≠a qu√≠mica entre y sus asociados ¬ępotenciales¬Ľ.

Pero, ¬Ņqu√© es la qu√≠mica? ¬ŅExiste verdaderamente? Hay quienes creen firmemente que este es la situacion, y que de hecho, sin , ninguna relaci√≥n podr√≠a funcionar. La qu√≠mica es el v√≠nculo que se crea entre dos individuos; un v√≠nculo tan fuerte que, sin comprender las causas, incentiva a dos terminados extra√Īos a buscarse constantemente. No es una simple atracci√≥n f√≠sica, va m√°s all√°; y es tan real que incluso se ha estudiado innumerables ocasiones para descubrir de qu√© forma trabaja.

La qu√≠mica existe, mas no dura para toda la vida, seg√ļn un an√°lisis de la Universidad de Cornell (Novedosa York). De hecho, en esta misma investigaci√≥n se detect√≥ que determinadas substancias responsables del amor como la dopamina, la feniletilamina y la oxitocina solo se muestran juntas en las primeras etapas de la conquista. Transcurrido el tiempo, el cuerpo se vuelve fuerte a sus efectos, por lo cual la atracci√≥n desaparece. Otros art√≠culos qu√≠micos que juegan un papel en el juego de la seducci√≥n son, sin lugar a dudas, las reconocidas feromonas. Estos son segregados por el cuerpo y liberados a trav√©s de los poros de la piel. Su olor es imperceptible, producen agradables reacciones qu√≠micas y tienen la capacidad de desencadenar una atracci√≥n sexual entre dos individuos.

La qu√≠mica no se puede forzar, se produce de manera involuntaria. Sucede instant√°neamente en el momento en que conoces a alguien, es m√°gico en su expresi√≥n m√°xima. Solo se manifiesta en el momento en que sentimos una conexi√≥n especial y √ļnica con otra persona. Podemos encontrarnos con alguien con todas y cada una de las peculiaridades f√≠sicas y cualidades internas que siempre hemos amado localizar en una pareja, y eso no garantiza que haya qu√≠mica; sobre todo si nos ofrecemos cuenta de que ninguna de esas mariposas que viven en nuestro est√≥mago se dignar√° flotar cuando las tengamos frente a nosotros. Y sucede que necesitamos sentir que nos encontramos en shock y que queremos de una forma absurda y tambi√©n inexplicable a la otra persona.

Para saber si hay qu√≠mica, alcanza con ser siendo consciente de las experiencias presentes en nuestro cuerpo. El beso puede ser un arma poderosa y el mejor indicador para determinar si existe este tipo de energ√≠a entre dos individuos. Es tan eficaz que en cuesti√≥n de minutos tenemos la posibilidad de comprobar si la otra persona tiene ese ¬ęno s√© qu√©¬Ľ est√° captando. Si una corriente intensa est√° fluyendo por nuestro cuerpo y sentimos un magnetismo inexplicable por un determinado sujeto, indudablemente sucede algo m√°s que una simple atracci√≥n, se denomina qu√≠mica, de este modo de f√°cil.

Erika De Paz / IG @ERIKADPS

14 de febrero de 2016 – Actualizado: 21 de diciembre de 2016


Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad