La Nota Curiosa: ┬┐Por qu├ę raz├│n romper un espejo se considera de mala suerte?

El espejo roto es una de las supersticiones más extendidas que aún existen, como portadores de la mala suerte.

Naci├│ mucho antes de que existieran los espejos de vidrio. Esta creencia surgi├│ de una combinaci├│n de causantes religiosos y econ├│micos. Los primeros espejos utilizados por los antiguos egipcios, hebreos y helenos estaban hechos de metales como bronce, lat├│n, plata y oro pulido, entonces irrompibles.

En el siglo VI a.C., los helenos hab├şan iniciado una pr├íctica de adivinaci├│n fundamentada en espejos y llamada catoptromancia, donde se usaban cuencos de vidrio o cer├ímica llenos de agua. Un tanto como la bola de cristal gitana.

El envase de vidrio lleno de agua, el miratorio de los romanos, se encontraba designado a descubrir el futuro de cualquiera cuya imagen se reflejara en su superficie.

El pron├│stico fue le├şdo por un ┬źvidente┬╗. Si alguno de estos esp├ęculos se ca├şa y se romp├şa, la interpretaci├│n instant├ínea del vidente era que la persona que sosten├şa el cuenco no ten├şa futuro, esto es, morir├şa pr├│ximamente, o que su El futuro ten├şa eventos catastr├│ficos para ├ęl.Los dioses amablemente deseaban evitarle a esta persona una visi├│n con la capacidad de perturbarlo intensamente.

En el siglo I, los romanos abrazaron esta desafortunada superstici├│n y le agregaron un nuevo matiz, que es nuestro significado de hoy. Argumentaron que la salud de un individuo cambia en ciclos de siete a├▒os. Dado que los espejos reflejaban la apariencia de un individuo, o sea, su salud, un esp├ęculo roto presagiaba siete a├▒os de mala salud y tambi├ęn infelicidad.

La superstici├│n gan├│ una aplicaci├│n pr├íctica y econ├│mica en la Italia del siglo XV. Los primeros esp├ęculos de vidrio con fondo plateado, rompibles naturalmente, se fabricaron en Venecia en esta ├ępoca. Ya que eran tan queridos, fueron tratados con bastante cuidado, y se advirti├│ seriamente a los criados que limpiaban los espejos de las viviendas que romper alguno de estos nuevos bienes equival├şa a siete a├▒os de destino peor que la desaparici├│n.

Este empleo eficaz de la superstici├│n ha servido para aumentar la creencia en la mala suerte provocada por romper esp├ęculos en generaciones de europeos. Cuando los esp├ęculos baratos comenzaron a fabricarse en Inglaterra y Francia a mediados del siglo XVII, la superstici├│n del esp├ęculo roto ya estaba muy popularizada y firmemente arraigada en la tradici├│n.

Imagen: Shutterstock

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el bot├│n Aceptar, acepta el uso de estas tecnolog├şas y el procesamiento de tus datos para estos prop├│sitos. M├ís informaci├│n
Privacidad