La Nota Curiosa: ¿Eres un ‘Wanderluster’?

Mucha gente sueña con viajar por el planeta, conocer diferentes sitios, descubrir nuevas culturas e lenguajes, evaluar platos exóticos y vivir las aventuras más pasmantes posibles. Expresiones como aviones, pasaporte, mochilas, mapas, fotografías y más forman parte de tu imaginación y elevan tu deseo de embarcarte en caminos extraños.

Porque nadie es un secreto tomarse unas vacaciones fuera de casa es bueno para la mente, pero va considerablemente más allá, a veces es un estilo de vida.

Espíritu de aventura es un deseo o bien urgencia fuerte y también incontenible de viajar y examinar el planeta. Este término se puso de moda hace unos años en Internet, y a partir de ahí se hicieron imágenes, blogs y movimientos de personas con un mismo objetivo y una misma pasión.

Viene de la palabra alemana Wandern, que significa ‘caminar’, y lujuria que se refiere a «deseo», que en nuestro idioma sería «el deseo de viajar» o «la pasión por viajar». Hoy en día en Alemania, ha sido sustituida por la palabra Fernweh como mención a esta enorme ruta trotamundos.

El registro de su primer uso en inglés se dio en 1902, lo que refleja una predilección alemana por vagar que se remonta a los días del romanticismo y el sistema de estudio de ese país.

Lo más propio de las personas con este espíritu o ‘Wanderlusters’ es que siempre están deseoso por descubrir novedosas experiencias, fantasea con distintas lugares para ir, cuándo será el próximo viaje, nuevos lugares para conocer y aventuras por conocer en el sendero.

Ciertos investigadores afirman que este «gran deseo de viajar» tiene bases fisiológicas derivadas del gen DRD4, llamado «gen de la pasión por los viajes», que se ve estar relacionado con la proporción de dopamina liberada por el cerebro.

Según la bióloga de la Universidad de Kaplan Dawn Maslar, este gen podría encontrarse en el cromosoma 11, lo que podría definir una predisposición a correr peligros, curiosidad y amor por examinar nuevos destinos.

No obstante, esto no es muy común; aparentemente solo el 20% de la población lo posee.

Para David Dobbs de Nat Geo, este gen impulsa a la gente a asumir peligros de sobra formas que otras. Para él, aceptan el movimiento, el cambio, la aventura y están más libres a evaluar nuevos comestibles, sensaciones, drogas y sitios.

Hay quienes difieren de estos teóricos y lo ven como una cuestión bastante psicológica. Para esta rama de estudio, se percibe como una necesidad de autodesarrollo cultural al experimentar retos desconocidos y también imprevisibles o bien como un deseo de escapar de sentimientos negativos como la depresión, la insatisfacción y restricciones.

Según la sociología, Espíritu de aventura está diseñado como una fuerza impulsora, como el sed de sol. El primero tiende a buscar experiencias culturales y el segundo tiende a relajarse.

Si esto se debe a causas psicológicas oa un gen que vibra dentro suyo, la realidad es que el Espíritu de aventura es un hecho para quien lo siente en lo más profundo de su ser.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad