La narración de Alfred Nobel, el hombre detrás del premio y de la dinamita

Alfred Nobel fue un inventor y químico sueco, popular primordialmente por la invención de la dinamita y por los premios que llevan su nombre.

Alfred Bernhard Nobel nació en Estocolmo el 21 de octubre de 1833, fue un inventor y químico sueco, famoso primordialmente por la invención de la dinamita y por los premios que llevan su nombre.

Nobel nació en una familia de ingenieros; A la edad de nueve años, su familia se mudó a Rusia, donde y sus hermanos recibieron una amplia capacitación en ciencias naturales y humanas. Pasó una gran parte de su juventud en San Petersburgo, donde su padre estableció una factoría de armas que quebró en 1859.

Regresó a Suecia en 1863, completando las indagaciones que había iniciado en el campo de los explosivos: en 1863 logró supervisar las explosiones de nitroglicerina (inventadas en 1846 por el italiano Ascanio Sobrero) mediante un detonador. . En 1865 mejoró el sistema con un detonador de mercurio.

En 1867, Alfred Nobel consiguió dinamita, un explosivo plástico resultante de la absorción de nitroglicerina en un material sólido poroso, reduciendo de este modo los peligros de accidentes (detonaciones casuales de nitroglicerina, en entre las cuales había muerto su propio hermano Emilio Nobel y otros 4 habían provocado fuertes críticas hacia Nobel y sus fábricas).

Produjo otros inventos en el campo de los explosivos, como la gelignita (1875) o la balistita (1887).

Nobel patentó sus inventos y creó compañías para fabricarlos y comercializarlos desde 1865, primero en Estocolmo y Hamburgo, luego asimismo en Nueva York y San Francisco. Sus productos eran de colosal importancia para la construcción, la minería y la ingeniería, pero asimismo para la industria militar (para la que habían sido de manera expresa diseñados ciertos de , como la balistita o pólvora sin humo); con ellos sentó las bases de una fortuna, que aumentó con inversiones en pozos de petróleo en el Cáucaso.

Por todo lo previo, Alfred Nobel ha juntado una enorme riqueza, mas también un cierto complejo de culpa por el daño y la destrucción que sus inventos podrían haber provocado a la humanidad en los campos de guerra.

La combinación de los 2 fundamentos le llevó a legar la mayoría de su fortuna a una compañía filantrópica -la Fundación Nobel-, creada en 1900 con la misión de dar una sucesión de premios anuales a quienes más hubieran hecho por el bien de la raza humana. en los campos de la física, la química, la medicina o la fisiología, la literatura y la paz mundial, y desde 1969 asimismo en economía (emitida por el Banco Central de Suecia).

En su testamento, firmado el 27 de noviembre de 1895 en el Club Sueco-Noruego de París, Nobel creó un fondo con su fortuna que recompensaría a los más destacados representantes de la literatura, la fisiología o bien la medicina, la física, la química y la paz.

Un infarto provocó su muerte mientras que se encontraba en su casa en San Remo, Italia, el 10 de diciembre de 1896 a la edad de 63 años.

Se calcula que su fortuna al momento de su muerte era de 33 millones de coronas, de las que legó solo 100.000 coronas a su familia. El resto fue para los triunfadores del Premio Nobel.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad