La historia del beso

Besar es una manifestación casi tan vieja como la vida misma. Aparecen por primera vez en la historia como una manera instintiva de que la madre exprese afecto por su hijo. Se discuten varias teorías sobre el origen del beso: como derivado de un impulso de succión de la infancia y la lactancia; como inclinación caníbal o como legado de la práctica de algunas tribus primitivas de olfatear y olisquear a sí mismos.

Asimismo diríase que su origen se remonta al hombre de Cro-Magnon, cuando la mujer de Cro-Magnon nutría a sus crías masticando la comida hasta hacerla puré y después pasaba de su boca a la de su pequeño. Las referencias más antiguas aseguran que los besos fueron grabados 2500 AC en las paredes de los santuarios de Khajuraho, India.

Mas tal como se hablan de varias ediciones sobre el origen del beso, el significado de los besos asimismo es variado a lo largo de la historia.

El beso de la avaricia y la traición se detalla en la Biblia; la avaricia hace referencia al momento en que Jacob abraza a Isaac, su padre, y le hace pensar que es Esaú, el primogénito; con la intención de quedarse con la bendición de su padre y al frente de la familia. El de la traición hace referencia al que le da a Judas a Cristo en la mejilla, con esto remite al Hijo del Hombre y es culpado para siempre.

El Kamasutra, por su parte, detalla tres géneros de besos: el nominal, en el que los labios apenas se tocan; el latido en el que se mueve el labio inferior, mas no el superior; y el beso conmovedor, en el que participan los labios y la lengua.

Pero el significado del beso es diferente en todos y cada cultura y también en diferentes instantes. Entre los persas, en la antigüedad, los hombres se besaban en la boca, mas esto solo era válido para personas del mismo nivel. Si 2 hombres eran considerados jerárquicamente inferiores, el beso debía darse en la cara.

Hasta la segunda mitad del siglo IV a.C., los helenos solo dejaban besos en la boca entre padres y también hijos, hermanos o bien amigos muy próximos. El filósofo Platón declaró “sentir alegría al abrazar”. Por su parte, en la cultura celta, se pensaba que el beso incluso tenía propiedades curativas.

Para asustar a sus hijos pequeños, las madres de la Indochina francesa conminaron con darles «un beso de hombre blanco». Y en muchas tribus africanas, los originarios adoraban al jefe besando el suelo sobre el que caminaba.

Anteriormente en Inglaterra, al llegar a la casa de alguien, el visitante abrazaba al anfitrión, a su esposa y a todos y cada uno de los niños e inclusive al cachorro y al gato. Y en Escocia, el padre besó los labios de la novia en el final de la liturgia nupcial. Se decía que la alegría conyugal dependía de esta bendición en forma de beso. Después en la celebración, la novia debió dar vueltas entre los invitados y besar a todos los hombres en la boca, quienes a cambio le dieron dinero.

En la época del Renacimiento, el beso en la boca era una manera de saludo muy común. En el siglo XV, los nobles franceses podían besar a la mujer de su elección. Y en Italia, mientras que, si un hombre besaba a una joven públicamente, estaba obligado a casarse con instantaneamente. En Rusia, una de las maneras más altas de reconocimiento oficial fue un beso al zar.

Entre los besos más famosos es el «beso francés», donde las lenguas se mezclan. Asimismo se conoce como el «beso con la lengua». La expresión fue creada por Volta en 1920.

En el idioma esquimal, la palabra besar es la misma que querer. De ahí que, en el llamado “beso esquimal” se frotan cariñosamente la nariz.

Por otro lado, la gente acostumbraba a besar la mano de aquella persona de más grande rango popular, o la de mayor jerarquía en la familia como padres, abuelos o bisabuelos. -padres o que tuvieran un puesto sustancial en un campo determinado como el padre de la iglesia, cardenales, obispos, etc. este beso fue una manifestación de respeto más que de afecto; En cambio, 2 personas con exactamente las mismas condiciones se besaron en la mejilla en señal de cercanía.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad