La historia amorosa que rompió el corazón de la diosa Afrodita

Seductora, llena de belleza y encanto, padeci√≥ bajo las alas de un romance fortuito que, por culpa de las diosas del destino, no dur√≥. La Diosa del Amor padeci√≥ mucho en el momento en que su pecho se parti√≥ en 2 con una inevitable despedida. ¬ŅQue pas√≥? Quien fue tu amor Aqu√≠ te lo contamos todo:

La historia comienza con Afrodita, la diosa del amor y su nieto Cupido, quien, con sus flechas, se ocupar√≠a de juntar a todas y cada una de las parejas con el cari√Īo m√°s √≠ntimo y profundo. Los dos viv√≠an al abrigo de la tranquilidad del Olimpo, una tarde mientras jugaba, la diosa sufri√≥ una terrible herida con entre las flechas de su hijo.

Seg√ļn cuenta la historia, las flechas de Cupido tienen la misi√≥n de hacer lazos de amor inalterables, pero ¬Ņde qui√©n se enamorar√≠a Afrodita? La iniciativa le parec√≠a absurda inclusive a nuestra diosa, que se preocupaba cada vez m√°s por el estado de la herida, no parec√≠a curarse de nada. Todo cambi√≥ en el momento en que el destino dese√≥ intervenir.

Las Moira, popular por ser la personificaci√≥n del destino, decidieron explotar la herida de Afrodita para ense√Īar su amor al fin y al cabo, y un apuesto joven llamado Adonis apareci√≥ ante sus ojos. La diosa se enamor√≥ locamente de Adonis y desde ese instante su vida empez√≥ a cambiar.

Adonis era un cazador apuesto, poco entusiasmado en las comodidades del Olimpo, Afrodita no pudo evadir sentirse atra√≠da por su personalidad r√ļstica y comenz√≥ a ajustarse a √©l. Su rutina cambi√≥ tanto que abandon√≥ los banquetes que organizaba por la tarde, para ir a apresar con su nuevo amor. Adonis se convirti√≥ en su compa√Ī√≠a preferida, su alegr√≠a y su principal inspiraci√≥n.

Afrodita se encontraba locamente enamorada de Adonis, no pod√≠a esconder sus afectos, √©l se convirti√≥ en todo para ella y se sinti√≥ plena y feliz en su compa√Ī√≠a. No parec√≠a interesad√≠simo en la diosa, su principal motivaci√≥n era la caza y aparentemente eso era lo √ļnico que le importaba. La historia amorosa cambi√≥ dr√°sticamente en el momento en que la inmadurez de Adonis lo llev√≥ a cometer una irresponsabilidad horrible.

Era un cazador magnífico, tenía un conjunto de perros que lo asistía a conseguir la presa más impresionante, hasta el momento en que un día procuraron apresar y jabalí y todo terminó en catástrofe. Los perros consiguieron sacarlo de su gruta y cuando Adonis sepultó la lanza entre sus costillas, el jabalí se volvió hacia él y lo hizo trozos. La hermosura y jovialidad de su cuerpo equivalían a un espectáculo terrible de sangre, tripas y huesos.

Mientras que se desarrollaba la tragedia, Afrodita viajaba en su carro de caballos alados, hasta que en un momento escuchó los chillidos de su amado por medio de las corrientes de aire. Volando a toda agilidad, fue a asistirla mas ya era demasiado tarde. Al verlo tirado en el suelo, lleno de sangre, lloró como una diosa nunca había llorado por un amor.

En la mitad de sus l√°grimas, maldijo a las diosas del destino y les jur√≥ que se vengar√≠a, realizando que el recuerdo de Adonis continuara para siempre en el mundo, m√°s all√° de que su cuerpo ahora estaba inerte. Con el coraz√≥n roto, transform√≥ la sangre de su amado en una hermosa flor llamada ¬ęadonis versalis¬Ľ que tiene entre sus caracter√≠sticas la capacidad de sanar o hacer mejor las patolog√≠as del coraz√≥n.

Y de esta forma fue como Afrodita se despidi√≥ entre l√°grimas y con el coraz√≥n totalmente roto, el cari√Īo de su historia.

William Shakespeare, escribi√≥ un poema sobre esta historia titulado ¬ęVenus y Adonis¬Ľ, si deseas ojearlo, Haga click aqu√≠.

Con informaci√≥n extra√≠da del ¬ęDiccionario de Mitolog√≠a Tradicional¬Ľ (1999) Editorial Espasa. | PacoLiterature. | Foto: Shutterstock

26 de marzo de 2019 – Actualizado: 22 de noviembre de 2019

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad