¿Conoces la «Afenfosfobia» o temor a ser tocado?

Se define como un temor persistente, anormal e injustificado de ser tocado. Asimismo se conoce como hafefobia.

Es una fuerte exageración de la inclinación habitual de la gente a asegurar su espacio, suena a miedo a la contaminación o invasión, extendido incluso a personas que la persona fóbica conoce bien. A veces la fobia unicamente se transmite a personas del sexo opuesto, acercándose a la fobia al acoso sexual, esto es, la llamada agrafobia.

Se encuentra en los modelos de las llamadas fobias específicas, donde los miedos se presentan frente a la iniciativa – o bien el hecho – de tocar o bien ser tocado. Los expertos afirman que esta es una real exageración de las tendencias normales para asegurar el espacio personal, dado que la idea inconsciente revela un miedo a la invasión y contaminación, cabe indicar que no se restringe a no a extraños, sino el temor asimismo puede presentarse en contacto con alguien que se conozca bien.

Causas

La afenfosfobia frecuenta desarrollarse tras una mala experiencia, si bien también puede ser una reacción extrema a su entorno. Se han visto casos en los que la persona limita su temor a personas del sexo opuesto, lo que asimismo se asocia al miedo a ser agredido sexualmente. Los expertos se dieron cuenta que muchos pequeños que habían sufrido abusos sexuales tenían miedo de verse afectados. Aunque la acfenfosfobia se considera entre las fobias raras, su presencia en la vida de una persona tiene la posibilidad de tener desenlaces asoladores.

Síntomas

Los síntomas de la fobia varían de persona a persona, debido a que depende en gran medida del nivel de temor que uno esté atravesando. Algunas personas tienen la posibilidad de tolerar el toque de una determinada persona, o bien ofrecer permiso expreso a otra a fin de que las toque, ciertas tienen la capacidad – tras mucho tiempo – de crear una confianza con la capacidad de superar la reacción hacia esa persona. No obstante, otros se sienten totalmente incómodos con la sola idea de cualquier tipo de contacto. Los síntomas son afines a los de muchas otras fobias, por poner un ejemplo, tiene la posibilidad de tener llanto, temblores, sudoración excesiva, ganas de correr y escapar. La persona puede evitar fiestas y oportunidades destacables para no tener interacción física.

Régimen

Para afrontar una afenfosfobia es posible continuar un género de terapia psicológica, también se sabe que las terapias de pareja o bien familiares han ayudado porque de esta forma entienden la integridad del miedo, aparte de desarrollar medios alternativas para exhibir aprecio mientras son tratados.

19 de junio de 2018 – Actualizado: 19 de junio de 2018

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad