¿A quién corresponde abonar el Impuesto municipal de Circulación del Municipio de un vehículo que se haya vendido?

En el caso de la venta de nuestro vehículo antes de que el Ayuntamiento pertinente haya emitido el impuesto de circulación, indicamos a quién correspondería legalmente pagarlo.

¿Qué es el impuesto a los automóviles de tracción mecánica (IVTM)?

El impuesto municipal de carreteras o vehículos de tracción mecánica (IVTM) es un impuesto que deben abonar todos y cada uno de los vehículos matriculados que no hayan cancelado, tal como los que tengan un permiso temporal, y grava en la propiedad dichos vehículos capaces para conducir. en la vía pública.

¿Quién está obligado a pagarlo?

La persona o entidad que figura como dueña del vehículo y por consiguiente en el carnet de conducir, tiene la obligación de pagarlo el 1 de enero de todos los años.

Es decir, el titular del registro, coincida o no con el titular real, o si el coche vendido fue cedido antes de que el Municipio correspondiente emitiese el impuesto.

¿Qué sucede si nuestro vehículo vendido al concesionario se cancela por un tiempo por transmisión?

Este caso es común en el momento en que al comprar un vehículo nuevo, entregamos nuestro auto viejo al concesionario.

Con frecuencia, el concesionario anulará temporalmente el vehículo entregado hasta el momento en que la venta se realice a un tercero y se transfiera.

Por consiguiente, para eludir que por año siguiente recibamos el recibo del ayuntamiento por el impuesto de circulación, debemos seguir a la cancelación con el ayuntamiento correspondiente (que va a ser el que aparecerá en el permiso de circulación).

Así mismo, el concesionario va a poder sostener el vehículo en licencia temporal hasta por 1 año, sin la necesidad de pagar dicho impuesto, pues desde el 1 de enero será el titular registrado y no el titular registrado de este vehículo.

Si pasado este año máximo susceptible de ser cancelado temporalmente, el concesionario no lo vendió, deberá poner el vehículo a su nombre, y por tanto registrarse y abonar dicho impuesto en el Ayuntamiento correspondiente.

Si el vehículo se vende antes de fin de año, será el nuevo cliente quien, al transladar el vehículo, va a deber abonar este impuesto de circulación.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que muchas veces el precio de venta pactado para el vehículo puede integrar ya impuestos, previo acuerdo, aunque legalmente el cliente sería el responsable.

Productos similares:

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad